Buscar
  • Especial Mente mama

Terminó el verano

Terminó el verano y aparte de dejarnos un muy buen bronceado nos dejó dos regalitos más.


El primer regalo se lo dejo a mi niño. Mi hijo de 7 años muestra cada vez más signos de Trastorno Sensorial, o quizá es solo la punta de un Déficit de Atención que viene en camino.


Justo hoy por la mañana mientras caminábamos hacia el coche se adelantó y me dijo: “Mami no me siento bien caminando entre personas, siento que estoy apretado.” En la tarde le probe el uniforme escolar y no lo aguantó ni 5 minutos. Así como se puso el short se lo quitó de inmediato. “No esta cómodo, se siente raro.”


Para una mamá que ya pasó por el camino del Déficit de Atención y el Trastorno Sensorial estas dos ocurrencias son focos rojos, son señales claras de que el iceberg está apunto de asomar su grandeza.


Justo cuando todo estaba fluyendo se prenden estos focos rojos y todo mi cuerpo de eriza con un poco de miedo pues ya se lo que se avecina.


El segundo regalo del verano fue que mi adolescente con Déficit de Atención está completamente desprogramada. Todo era felicidad hasta que terminó la vacación y empezaron las responsabilidades escolares. Claro que esto pasa todos lo veranos pero en esta ocasión por la edad de mi niña todo se volvió un poco más complicado. De por si las niñas de 13 años la tienen difícil. Las hormonas, el cuerpo cambiante, las amigas, los niños… Si a eso le sumamos la falta de atención, dificultad para dormir y ansiedad tenemos en nuestras manos una bomba de tiempo.


Enfin, bienvenidos todos de regreso a la normalidad. Les deseo que este año escolar sea un éxito en todos los sentidos y para todos los involucrados. Que las llamadas del colegio sean puras noticias buenas, que se encuentren padres de familia que los apoyen y entiendan, que sus hijos hagan buenos amigos y siempre tengan con quién comer en el recreo.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo