Buscar
  • Especial Mente mama

TDAH y las amistades

Cuando eres niño con TDAH mantener amistades puede ser un poco complicado y como madre o padre vives con el corazón roto sabiendo que tu hijo o hija pasa el recreo escondido en la biblioteca o en el baño o es el único que no invitaron a una fiesta. Todo niño quiere tener amigos pero hacer y mantener amigos viviendo con TDAH no es algo que sale naturalmente. Como yo lo veo tener TDAH en relación a las amistades en un arma de dos filos. Por un lado eres auténtico, divertido, creativo, no mides consecuencia por lo que puedes parecer aventurero o atrevido, tienes un sentido del humor muy original y sarcástico. Todas estas características pueden ser fantásticas en un niño y puede que llame la atención de otros compañeros alrededor pero ¿qué opinan los padres de estos niños?. Al ser todavía menores de edad dependen 100% de sus padres para poder ver a algún amigo en la tarde o invitar a un amigo a casa. Si el niño con TDAH tiene suerte, los padres de sus amigos lo percibirán como alguien auténtico, divertido y chistoso pero si no es el caso probablemente lo alejen de tu hijo. Injusto, grosero, hiriente, SI, pero esa es la realidad. Ahora sí con la descripción de arriba tenemos una niña pues eso complica un poco más las cosas. Las niñas necesitan que las relaciones sean recíprocas. Yo hablo, tu hablas, se escuchan una a la otra y demuestran empatía a los sentimientos de la amiga, si a esto le sumamos que suelen interrumpir a las demás personas pues la dificultad va aumentando. Por lo regular a las niñas no les gusta que invadan su espacio y a las niñas con TDAH les cuesta trabajo entender que hay un espacio a respetar. Hablan muy fuerte y al no enfocarse pierden la idea de las conversaciones haciendo imposible que tengan un diálogo real.

¿Qué podemos hacer como padres? Enseñar a nuestros hijos a hacer y mantener amistades volviéndonos el coach de ellos y practicando. A continuación te doy unas soluciones que creo te pueden servir: 1. Enséñale a tu hijo a caerse bien. Cuando lo veas que anda trasteando o sintiéndose diferente, raro o excluido recuérdale todas las cosas maravillosas que vienen con el TDAH como una personalidad encantadora, gran sentido del humor, energía, la habilidad de enfocarse por horas en cosas que le gustan, la habilidad de hacer muchas cosas a la vez, creatividad, compasión y empatía, un espíritu aventurero, honestidad entre otras cosas. 2. Enséñale a poner atención a ciertas cosas. Demuéstrale cómo al no poner atención a una conversación se pierden ciertos detalles importantes, enséñale sobre la comunicación no verbal y como el tono de voz o ciertos movimientos nos dan claves de cómo se siente esa persona. 3. No hablar de más. Deben de aprender a controlar la impulsividad verbal, esto quiere decir que no interrumpen a los demás cuando hablan primero por qué dejamos de escuchar si hablamos al mismo tiempo y en segundo por qué podemos parecer egocéntricos. También es importante pensar 5 veces antes de hablar para evitar lastimar a la otra persona o evitar decir comentarios inapropiados. SIEMPRE intentar ser amables y seguir la regla de oro que dice: si no tenemos nada bueno que decir mejor no digamos nada. Hay terapias o grupos de niños en donde les enseñan a ser más sociales. Pregunta a tu pediatra quizás el te puede orientar. 4. Controlar el movimiento. El movimiento es parte de los niños con TDAH sin embargo puede volver loco a quien esté sentado junto a este. Es recomendable encontrar algún artículo pequeño que quepa dentro del bolsillo, que no distraiga al salón pero que al estarlo moviendo le de ese estímulo al cerebro que necesita. Hay varios artículos que venden en papelerías o jugueterías llamados “fidget spinners” pero en el caso de mi hijo un simple dedal para coser le ayuda. 5. Aprender a saludar. Suena como algo sencillo y simple sin embargo no todos los niños con TDAH lo saben hacer pues no se dan cuenta de que no lo hacen. Practica con tu hijo o hija saludar dando la mano y mirando a los ojos. Yo a mi hijo le digo que vea el color de ojos de las personas y después me diga que color son. Todos estos son métodos que pueden ayudar a tu hijo(a), es importante la constancia, como en todo entre más practican más rápido lo integran. Las características de personas con TDAH pueden hacer más difícil el tema de las amistades, sobretodo en niños, sin embargo no es imposible. Si te toca presenciar un momento en donde tu hijo se comportó “socialmente correcto” aprovecha para felicitarlo halagarlo. Recuerda que es mejor aplaudir lo positivo que estar reclamando todo el día lo negativo. Nadie mejor que tu para ser el coach de tu hijo y enseñarle trucos para que se sienta mejor!!

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo