Buscar
  • Especial Mente mama

Se me acabó la pila

Dudé en escribir hoy pues no a sido mi mejor día. Tengo dolor de cabeza desde que comenzó mi mañana, aunque decir comenzó esta mal dicho porque más bien mi noche no terminó, pero salió el sol por lo que me force a levantarme de la cama (claro también tenía que llevar a mis hijos a la escuela). Llevo así varios días, sin lograr descansar cómo mi mente y mi cuerpo necesitan. Ya sé de memoria todo lo que debo y no debo de hacer para conciliar el sueño sin embargo estos últimos días no a sido muy fácil lograrlo. Finalmente decidí escribir pues creo que ser abierta y honesta en el tema del TDAH es sumamente importante.


Las personas que vivimos con TDAH tenemos altos y bajos emocionales muy fuertes. Hay temporadas muy buenas seguidas por rachas depresivas y tormentas de ansiedad que no nos dejan tranquilos. Yo llevaba una super buena racha, me sentía motivada, llena de energía y fuerza. Con ganas de hacer un cambio en el mundo y ayudando a personas con TDAH a través del coaching pero hoy me siento diferente.


Me siento física y emocionalmente agotada. Ser madre es difícil pero ser mamá viviendo con TDAH, (desorganizada, impulsiva, distraída, con mal manejo de la frustración) es agotador.


Fui diagnosticada a los 38 años y me doy cuenta de que toda la vida compensé mi TDAH con otras conductas quizás un poco compulsivas y obsesivas. Sin embargo esas técnicas hoy no me funcionan como antes. Mandar mails, pagar cuentas, regresar llamadas, retornar libros al colegio, poner gasolina antes de quedarme tirada, llevar a los niños por vacunas, alimentar al perro… Todas estas cosas mundanas las logro hacer pero me cuesta mucho más de lo que le cuesta a una persona neurológicamente típica.


Hoy me doy cuenta de que después de épocas en donde me siento al cien es cuando me llegan estos bajones y creo que es por que para mantenerme al cien tengo que invertir toda mi capacidad mental, física y emocional hasta que trueno y necesito volver a buscar mi centro.


Quizás debo dejar de ser tan dura conmigo pues yo solita me provocó esa ansiedad sintiendo que soy irresponsable, floja, obsesiva o simplemente mala madre.


No es que no agendo los eventos, los agendo pero mi mente se distrae y muchas veces los agendo el día equivocado. Después de varias veces que me pasa esto ya no confío en mi agenda por lo que siempre estoy en internet buscando horarios de clases o preguntando fechas de fiestas y entregas a otras mamás. Encima de esto la norma de la sociedad, lo común es que no hay tal cosa como el TDAH, ¿cierto?. Los adultos me debaten diario que no hay niños con TDAH pues todos los niños son inquietos, entonces ¿cómo les explico que yo tengo TDAH?.


Las mujeres con TDAH tienen mucho más probabilidad de tener depresión o ansiedad que mujeres sin TDAH. Comienza en la niñez o adolescencia con un autoestima sumamente bajo y sin diagnóstico y/o apoyo esto crece y crece hasta que somos adultos sin embargo es poco notorio. Muy poca gente se da cuenta de lo que pasa “detrás del telón”.


Hoy tomo medicamento y uso estrategias de organización que me ayudan pero no son mágicas y entre más estrés vivo más síntomas se desatan.


Estos días en donde ya se me acabó la batería voy corriendo evitando llegar tarde a citas, escribo post-its por todos lados pues se que es probable que olvide eventos pero está bien, todo está bien. Sé que tengo que hacer y como regresar a mi centro solo es cuestión de parar esa historia mafufa que mi mente me repite y claro dejar de perder mi celular o mis llaves un par de horas para poder salir de casa.


0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo