Buscar
  • Especial Mente mama

Me regresan al principio de la carrera

Es nuestro instinto de mamas arreglar el problema. Claro que varias se saben controlar y dejan que los hijos vivan la consecuencia y experimenten en carne propia; pero quiero pensar que hay varias como yo que sienten una enorme necesidad de brincar y corregir, arreglar.


Estoy consciente de que este querer arreglar le puede hacer más mal que bien a mis hijos, falta poder ponerlo en práctica.


Parte de mi aprendizaje con Trastorno Déficit de Atención (TDAH) es entender que no tiene arreglo. No lo puedo corregir. Me a tomado 6 años comenzar a entenderlo.


Justo cuando sentí que podía ver la meta final (todavía lejana pero ya la alcanzaba a ver con binoculares) me levantaron y me regresaron al punto de salida. Me sentí como cuando juego Mario Bros con mis hijos y ya avanzada en la carrera me tropiezo y me regresan al principio.


Ayer me confirmaron lo que dentro de mi ya sabia. Mi hijo de 7 años tiene Trastorno Déficit de Atención. En esta ocasión es diferente pues entiendo perfectamente de lo que me están hablando.


El comienzo con mi hija fue un camino espinado, con hoyos, topes y baches. El miedo y la incertidumbre controlaban y dirigían mi mente, mi cuerpo entero. Hoy puedo decir que me siento preparada y educada y aunque cada niño es diferente ese miedo y esa incertidumbre fueron desalojados y reemplazados por mucha educación e información. Aun así pues es mi niño chiquito y no quisiera que tuviera que vivir con TDAH porque aunque tiene muchas cosas positivas también tiene muchas muchas negativas y después de tantos años de experiencia sé que es un reto tanto para él como para la familia entera.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo