Buscar
  • Especial Mente mama

Lucha de poder

Cuando lidiamos con nuestros hijos es importante que siempre encontremos la manera de resolver problemas en vez de meterse en una lucha de poder. Como padres quisiéramos que nuestros hijos fueran respetuosos y que siempre hicieran lo que se les pide. Cuando somos padres de un niño con TDAH tenemos que dejar ir nuestro sueño de tener una relación “perfecta”. Aunque parezca incongruente la consistencia y la flexibilidad son fundamentales para un niño con TDAH. Por supuesto que estos niños necesitan estructura, rutina, constancia y reglas para saber que se espera de ellos. Sin embargo pareciera como si la flexibilidad fuera su aliado o más bien nuestro aliado. Sabemos después de estudios, libros, platicar con terapeutas y niños que ellos aprecian muchísimo a una maestra que los entienda y que entienda sus limitaciones, que esté dispuesta a doblar las reglas un poco para ayudarlos a salir adelante. La relación con los padres funciona de la misma manera.


Debemos de pensar en verdad cuáles reglas son inquebrantables y cuales otras podemos doblar. Como dice el dicho “saber escoger nuestras batallas”. Estos chiquitos son expertos negociadores y pueden ser muy insistentes. SI nos metemos en una lucha de poder vamos a terminar dañando nuestra relación y viviendo con niños sumamente frustrados. Al mismo tiempo poner mucha atención y notar cuando hicieron algo bueno, puede ser un acto o un comentario. Es importante hacérselo saber en ese momento. Si nuestro hijo (a) esta en su cuarto calladito jugando debemos felicitarlo pues para ellos no siempre es fácil jugar así.


Cuando son chiquitos podemos intentar un calendario de puntos y premios pero ya que estos niños se aburren fácilmente, tenemos que ir encontrando estrategias nuevas para motivarlos.


0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo