Buscar
  • Especial Mente mama

Los adultos también vivimos con TDAH

Es difícil notar cuando un adulto vive con Trastorno Déficit de Atención. El otro día en una cena unas amigas escucharon por primera vez que yo vivía con ello y su respuesta fue “claro que no, tu no tienes eso, no se te nota y pareciera que estas atenta a todo” lo cual me frustro profundamente pero lo deje ir pues mi meta en este proceso no es convencer a nadie de nada. No se trata de que me crean o no, se trata de lo que yo vivo a diario, y solo por que no se ve fisicamente no quiere decir que no burbujea por dentro.


Como va pasando el tiempo y vamos madurando, vamos aprendiendo a disfrazar nuestros síntomas. Esos niños hiperactivos nos convertimos en adultos que pueden sentarse en silencio y pretender que ponemos atención aun cuando nuestra mente esté paseando por otro lado. Reprimimos esa parte de nosotros. ¿Por qué? Pues por necesidad de pertenecer.


Por que de niños y jóvenes fuimos rechazados, bulleados, señalados, mandados a la oficina, reprobados y por esto rápido aprendimos que es mejor mantenerlo bien guardadito y en silencio. Claro que cuando estamos en confianza y sacamos el corcho de la botella sale la fiesta, el ruido, el movimiento, el impulso y aunque es una delicia dejarnos ir luego es un problema volver a guardar todo y en ocasiones nos podemos sentir ridiculizados, avergonzados al grado de que nos aislamos.


Es común que nos etiqueten como descuidados, mimados, insensibles, vale madristas, tontos, y flojos, cuando en verdad no somos ninguno de esas etiquetas. Es así de fácil, pongan mucha atención: NUESTRA MENTE FUNCIONA DIFERENTE. En vez de burlarse por que perdimos el celular o la bolsa u olvidamos una fecha importante, mejor ayúdenos a sentirnos entendidos, empaticen con nosotros o al menos pretendan que lo hacen y si de plano no puede, mejor no digan nada y ya.


Naces con TDAH, es parte de tí, algunas personas lo llaman un super poder y para otras es un verdadero problema. Supongo que así es la vida y conociendo nuestros limitantes aprendemos a llevar nuestra vida lo mejor que podemos. Por eso siempre repito la importancia de educarse y conocerse porque eso si, el que dos personas vivamos con TDAH no quiere decir que lo vivimos de la misma manera. Como las cebras no hay dos idénticas, pueden ser similares pero cada quien tiene sus síntomas, sus retos y su forma de enfrentarlos.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo