Buscar
  • Especial Mente mama

La importancia del sueño

Pocas cosas impactan la salud mental como la falta de sueño. Uno de los síntomas de TDAH es problemas para dormir por lo que estos dos tienen una relación de amor y odio un poco complicada. Las conductas derivadas por falta de sueño se pueden parecer a las de alguien con TDAH por lo que es importante hacer una autoevaluación y darse cuenta si hay falta de sueño o alguna otra cosa. Yo en lo personal batallo mucho en callar mi mente y el hecho de que sean las 11:00 pm para mi mente no significa nada importante. Hay veces en donde el silencio de la noche es cuando mi mente decide darme una lista de pendientes, me recuerda cosas que olvidé en el día, me repasa la lista del super o hasta me engaña y me hace pensar que hay algo o alguien en mi recamara. Así como lo oyen! Mi mente es tan creativa y activa que me hace creer que detrás de la cortina hay algún ser y del miedo no puedo dormir. Que quede claro que tengo 40 años! Por si eso fuera poco mi ansiedad empieza a aumentar y me avisa cuantas horas exactas me van sobrando para dormir. Es por esto que comencé una rutina para poder dormir. Es larga y a veces quisiera mandarla a volar sin embargo sin ella no logro conciliar el sueño.

  1. Hacer espacio para dormir. Conozco muchas personas que hacen tiempo para trabajar, para ver series ó telenovelas, para salir a cenar y se permiten muy pocas horas de sueño. Algunos que trabajan toda la noche, estudian toda la noche y un amigo en particular juega videojuegos toda la noche. Se necesita disciplina y un poco de ganas para modificar esta conducta y poner el sueño en los top 5 de la lista de importancia.

  2. Apagar televisiones y celulares o computadoras. Por lo regular esta recomendación nos molesta muchísimo, sobretodo a los adolescentes. Mi hija de 15 años finalmente dejó de pelear y aceptó que su celular y su computadora duermen afuera de su recamara, digo finalmente pues luchó y peleó, usó el “todas mis amigas lo tienen…” “solo hoy” pero fui firme y hoy ya lo acepta sin problema. La mente de personas con TDAH no se queda dormida frente al televisor o frente a la computadora si no todo lo contrario, se activa y se “clava” en el tema hasta que se da cuenta que son las 4:00 am y le quedan dos horas de sueño.

  3. Despertar con el sol. Aun siendo fin de semana debemos tratar de levantarnos de la cama cuando suena el despertador o cuando el sol intenta entrar por nuestra cortina. Desvelarse el fin de semana, por más divertido o normal que parezca es dañino para nuestra mente y nos provocamos jetlag como si hubiéramos viajado a otro continente y de regreso en 48 horas. Quedarse en cama viendo el celular tampoco es recomendado, necesitamos activar el cuerpo y la mente para agarrar una rutina y que nuestro horario se acomode hasta que logremos dormir a nuestras horas

  4. No tomar siestas. Las únicas siestas que son permitidas duran 15 minutos y estas se llaman power naps, más largo que esto afecta el sueño en la noche y volteamos nuestro reloj interno. “No tengo sueño” me dice mi hijo de 18 años pero claro que no tiene sueño si regresando del colegio se tomó una siesta de 3 horas. Menos siestas = dormir mejor.

Sé lo difícil que suena pero al final de día debemos de salirnos de nuestra zona de confort, o no?

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo